Seleccionar página

El estudio “El empleo del mañana”, publicado por el Foro Económico Mundial, reveló que el 65% de los niños y las niñas que están actualmente ingresando a la primaria serán empleados en puestos de trabajo que todavía no existen. De allí la importancia que desarrollen y fortalezcan habilidades que le permitan estar capacitados para ello.

Es precisamente bajo este panorama, en el que el concepto educativo del STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas por sus siglas en inglés), cobra un mayor protagonismo. Esta metodología está basada en la enseñanza transversal y multidisciplinaria, por medio de la cual se busca implementar estas materias básicas para promover el desarrollo de la capacidad de investigación, el pensamiento crítico, el diálogo y la curiosidad.

Un artículo de la Universidad Nebrija de España explica que el o la docente es una pieza clave en el buen resultado final del método, ya que elaborará el diseño de la estrategia y será el encargado de implicar y fomentar la participación de los alumnos.  Es importante destacar es que esta puede ser implementada en cualquier etapa escolar, desde la infantil hasta la secundaria, siendo recomendable su aplicación temprana para potenciar las destrezas.

“El STEAM favorece el pensamiento científico en la toma decisiones fuera del aula, además de que mejora la capacidad de trabajo en equipo y el desarrollo de la creatividad e imaginación. Es indispensable que esta metodología sea aplicada acorde al nivel de madurez del pequeño o la pequeña, pues con ello resultará más efectiva”, aseguró Rebeca Chavarría, educadora y directora general de Bright Spot Learning Center.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos compartió las siguientes recomendaciones para la implementación del STEAM, tanto en el hogar como en el centro educativo:

  • Los niños y las niñas aprenden explorando por sí solos, pero también dependen de los adultos para que guíen su aprendizaje.
  • Usted puede ayudarlos a disfrutar de los temas haciendo actividades de STEAM juntos. Las habilidades tempranas como el pensamiento creativo y la resolución de problemas establecen la base para el aprendizaje posterior y crean confianza en las áreas de STEAM.
  • No necesita saber mucho de ciencia ni tener un equipo especial para enseñarles acerca de STEAM. Preste atención a lo que les interesa a los niños y a las niñas, ya que esta metodología tiene que ver con hacer preguntas y tratar de averiguar cómo funcionan las cosas.
  • Los niños y las niñas se comportan como científicos de manera natural, ya que, por ejemplo, un bebé puede predecir que si suelta un juguete, este caerá al suelo. Entonces, podría experimentar dejando caer otros objetos desde diferentes alturas. El o la docente debe ayudar a los padres a reconocer las observaciones, las preguntas y los experimentos que los pequeños y las pequeñas hacen, y piense en formas de alentar sus experimentos y sus ideas.
  • Estimule su curiosidad con preguntas como: «¿Qué quieren saber?»; amplíe el aprendizaje de los niños diciendo: «¿Qué creen que pasará?» y apoye la exploración con preguntas como: «¿Qué debemos intentar?». Ayude a los niños a reflexionar con preguntas como: «¿De qué se percataron?». 
  • Explore al aire libre. Usted no necesita equipos especiales como microscopios para involucrar a los niños en el aprendizaje de STEAM.  La naturaleza es perfecta para la exploración creativa y activa y para la resolución de problemas. 
  • Utilice materiales que involucren los sentidos. Explore con el tacto, el olfato, el gusto, el sonido o la vista. 

Según King´s College London, el interés y atracción de los niños y las niñas hacia la ciencia y cualquier aspiración profesional con enfoque STEAM se forma antes de los 14 años, es decir, en la secundaria. Lograr que se interesen y se sientan atraídos a este enfoque contribuirá en gran medida a formar profesionales en estos campos.

Es un hecho que, cuando crecen y maduran, son capaces de ir aprendiendo y relacionando las situaciones y problemáticas del mundo real con el STEAM, pues este se enfoca en la resolución de problemas y no en la memorización de lo que hay en los libros.