Seleccionar página

El verano llegó y trajo consigo la oportunidad de pasar tiempo de calidad junto a los niños y las niñas. Sin importar si se trata de estar en casa o al aire libre, lo que resulta esencial en esta época del año es crear distintas experiencias que puedan ser disfrutadas por todos los integrantes de la familia. 

Según expertos en temas de crianza infantil, las vacaciones también representan la posibilidad de hacer un repaso por todo lo aprendido a lo largo del año escolar, especialmente los puntos relacionados con los valores y manejo de emociones, además de conocer a mayor profundidad cuáles son sus gustos e intereses de los pequeños y las pequeñas.

“Las vacaciones de verano representan la oportunidad de promover en los niños y niñas las actividades lúdicas, y en las que se puedan seguir fomentando el desarrollo de las capacidades cognitivas. Es importante mantener las rutinas básicas, pero sin ejercer tanta presión, pues se merecen un descanso”, comentó Rebeca Chavarría, educadora y directora general de Bright Spot Learning Center.

Un artículo publicado por la revista Mejor con Salud recomienda algunas actividades para hacer en familia durante el verano. A continuación, le compartimos cinco planes que puede realizar junto al niño o la niña y que pueden serle sumamente útil:

Días de excursiones: Permite que los niños y niñas se involucren en la propuesta con algunos días de antelación. Primero elijen en familia el sitio al que irán, pueden consultar juntos el mapa de la zona. Una vez que ya han elegido el lugar, podrían armar una lista de elementos que deberán recolectar: hojas de árboles, rocas, plumas y cualquier otro elemento natural que les llame la atención. Ya de regreso a casa, la actividad continúa porque es hora de clasificar los objetos recogidos, buscar información sobre ellos, dibujarlos y hasta armar un diario de excursión.

El verano llegó y trajo consigo la oportunidad de pasar tiempo de calidad junto a los niños y las niñas. Sin importar si se trata de estar en casa o al aire libre, lo que resulta esencial en esta época del año es crear distintas experiencias que puedan ser disfrutadas por todos los integrantes de la familia. 

Según expertos en temas de crianza infantil, las vacaciones también representan la posibilidad de hacer un repaso por todo lo aprendido a lo largo del año escolar, especialmente los puntos relacionados con los valores y manejo de emociones, además de conocer a mayor profundidad cuáles son sus gustos e intereses de los pequeños y las pequeñas.

“Las vacaciones de verano representan la oportunidad de promover en los niños y niñas las actividades lúdicas, y en las que se puedan seguir fomentando el desarrollo de las capacidades cognitivas. Es importante mantener las rutinas básicas, pero sin ejercer tanta presión, pues se merecen un descanso”, comentó Rebeca Chavarría, educadora y directora general de Bright Spot Learning Center.

Un artículo publicado por la revista Mejor con Salud recomienda algunas actividades para hacer en familia durante el verano. A continuación, le compartimos cinco planes que puede realizar junto al niño o la niña y que pueden serle sumamente útil:

Días de excursiones: Permite que los niños y niñas se involucren en la propuesta con algunos días de antelación. Primero elijen en familia el sitio al que irán, pueden consultar juntos el mapa de la zona. Una vez que ya han elegido el lugar, podrían armar una lista de elementos que deberán recolectar: hojas de árboles, rocas, plumas y cualquier otro elemento natural que les llame la atención. Ya de regreso a casa, la actividad continúa porque es hora de clasificar los objetos recogidos, buscar información sobre ellos, dibujarlos y hasta armar un diario de excursión.

Al momento de planificar una actividad es muy importante tomar en cuenta los gustos y preferencias de todos los miembros de la familia

  • Exploración de la ciudad: Caminar por la ciudad o la comunidad donde vivimos puede resultar más interesante de lo que muchos creen. No es lo mismo el paisaje que vemos desde el carro o el autobús camino a la escuela que descubrir sus rincones ocultos. La idea es armar un city tour en la propia ciudad en la que habitamos y recorrerla con los más pequeños. Adentrarse en aquellos edificios antiguos que solo hemos visto por fuera y conocer un poco de su historia.
  • Manualidades con los niños durante el verano: Las manualidades nunca fallan y son las mejores aliadas de los adultos para pasar las vacaciones. Pueden juntar cartones, tapitas, papeles, lanas, retazos de telas y comprar pinturas y hojas para que los chicos y las chicas tengan materiales para trabajar. La primera actividad que puede proponerles es que decoren su cajita de manualidades, para colocar allí todos los materiales de trabajo.
  • Lectura de verano: Nunca debe faltar la compañía de un buen libro para los niños y las niñas. Es muy importante fomentar el hábito de la lectura en los más pequeños. Por ejemplo, podríamos armar una tienda de lectura y meternos allí con ellos a leerles. Tratemos de que sea un momento divertido, agradable y esperado por ellos para que quieran participar de forma activa.
  • Jornadas de cocina: Aunque muchos piensan que la presencia en la cocina puede ser un tanto caótica, la realidad es que los chicos se divierten. Pueden partir desde la búsqueda de una receta, la preparación de los ingredientes y los utensilios.